viernes, 30 de septiembre de 2016

Mitad y mitad



 José Luis Spaltro

Despúes de un hecho violento, en que los medios desmenuzan lo poco que va quedando y a veces pasando por alto el hecho en sí mismo, la mitad de sociedad  -golpeada, dolorida y aterrada-  sale a reclamar mano dura, mayor (y mejor Seguridad), menos tolerancia y en definitiva la tan manoseada pena capital.

La otra mitad, con una presencia constante en los medios y los actos oficiales, muchas veces rentada, sale a defender con argumentos garantistas, la plena vigencia de los Derechos Humanos.

La primera mitad tiene razón y la segunda, también.

Que exista una legislación severa y que las Instituciones responsables de su cumplimiento se ajusten al derecho, creo que todos estamos de acuerdo. 
 No obstante, de aplicarse una mayor severidad, habría una mitad de jueces que argumentaría la inconstitucionalidad de la medida y la otra mitad, por cuestiones éticas o de conciencia, tampoco la aplicaría.

 También existiría una mitad de ambos que solicitaría licencia por cansancio moral; presión de los medios o del Poder.

La mitad de los jueces y camaristas estiraría las decisiones hasta el límite fijado por los Códigos y finalmente, se dejaría todo sin efecto por que el primer interventor  (un Agente de Policía con 2 días de calle)  no le leyó, al presunto autor,  sus derechos o por  que en la Comisaría tipearon, erroneamente el segundo nombre del que luego se confirmaría que no es tan presunto.

A la par, movileros de canales de televisión y radios  -mitad oficialistas y mitad opositores-  en su afán de primicias, entrevistarán a la madre de la víctima (que inexorablemente pedirá la pena de muerte) mientras que otra mitad entrevistará a la madre del victimario (que inexorablemente negará los hechos).

Hasta el cansancio, escucharemos a políticos de la oposición resaltando que ellos presentaron varios proyectos para endurecer las Leyes (los cuales están cajoneados en el Congreso por el oficialismo) mientras que desde el oficialismo y su multimedios de propaganda, escucharemos algo vinculado a la sensación de inseguridad ilustrado con gráficos (elaborados por el cuestionado Instituto de Estadísticas) donde nos indicarán, que histórica y estadísticamente, sólo se registra un muerto por cada 389 millones de hechos y que por lo general, el que se muere, es por causas naturales.


---

viernes, 16 de septiembre de 2016

Politica de Seguridad Empresaria


José Luis Spaltro

En 1986, un importante correo privado argentino, líder en su rubro, me contrató para redactar  una Norma de Política de Seguridad tendiente  a prevenir riesgos en sus instalaciones y flota vehicular propia y  extensiva a la concientización de todo su personal (más de 1.500 en todo el país) sobre los beneficios de la Prevención, las Acciones Seguras, la Confidencialidad y la oportuna comunicación de los incidentes.

La premisa era el Trabajo Minucioso, consistente en:

- La correcta interpretación del trabajo a ejecutar
- El análisis de los objetivos a lograr
- La crítica al trabajo realizado

Antes de implementar la Política, se redactó un Manual de Procedimientos, que en forma simple, con un lenguaje claro y abundantes gráficos y organigramas se contemplaban las acciones que deberían tomarse ante los distintos eventos-incidentes-accidentes.

Luego se designó un equipo de trabajo para  leyera cuidadosamente el Manual y ponga en práctica lo oportunamente redactado.

Como resultado se llegó a la conclusión que más del 50% de dicho documento era impracticable: por las erróneas interpretaciones a que se pudieran llegar; el tiempo que demandaría cada una de las acciones y la falta de personal idóneo para llevarlas a la práctica.

En una segunda revisión, se modificó ese 50% problemático haciendo comprensible y de rápida implementación lo normado. En esta etapa se convocó al personal de Organización y Métodos de la compañía que simplificó más aun el Manual, diagramando una serie de formularios para el registro de los controles de rutina; denuncia de incidentes, de accidentes y de ilícitos (mayormente robo de piezas postales, tarjetas de crédito en trámite de distribución y envíos comerciales).

La Política de Seguridad desarrollada y contenida en un tomo de unas 80 páginas, fue puesta a consideración del personal, quienes tras su lectura debían consignar sus comentarios, críticas u observaciones en un formulario anónimo a tal fin diagramado.

Finalmente y luego de las modificaciones propuestas (y agregados recomendados por los lectores) se implementó con carácter obligatorio para todo el staff de la compañía y en sus aspectos específicos, a los proveedores y contratistas.

La Jefatura de Seguridad asesoró, inicialmente,  a todos los sectores en lo referente a las mejores formas de redactar los Informes/Denuncias hasta crear una metodología de trabajo.

El seguimiento de cada caso se realizaba hasta cerrar el círculo, buscando:

- Delimitar las responsabilidades
- Evitar los actos y actitudes inseguras
- Modificar las conductas

En menos de tres meses, la Política de Seguridad era ya una actividad cotidiana e inseparable del resto de las tareas y cada hecho denunciado servía para mejorar la calidad de los procedimientos y en definitiva para agilizar la gestión.


El personal -aun los más reaccionarios a todo lo referente a Seguridad aunque fuere en su propio beneficio- asumió como propia la Política y se convirtió en impulsor de otras, cada vez más avanzadas y sencillas.

---

Seguridad y Nuevas Tecnologìas


Marisa Avogadro


La historia de la seguridad


Pensar en temas de seguridad, no es sólo una preocupación de la actualidad. Podemos señalar la época de los faraones, donde existían custodios de los templos, vestidos con túnicas azules y considerados por algunos autores como los precursores de los representantes de la seguridad pública y de cuya vestimenta tomaría el color, el uniforme de las fuerzas policiales. 

Asimismo, la palabra seguridad, proviene del latín securitas : cualidad de seguro y seguro, significa: libre y exento de todo peligro, daño ó riesgo.Por su parte, la palabra policía deriva del griego polis: ciudad y se empleó este vocablo para referirse a todas las actividades de una sociedad y la vida que en ella se desarrollaba, sujeta a determinadas normas e individuos encargados de protegerlas. 

Por lo tanto, el tema de la seguridad como el de la policía, han estado presente en todas las civilizaciones, desde tiempos remotos, independiente del nombre que se les haya asignado. En Egipto, unos 1000 años A. de C., existían oficiales públicos encargados de funciones de policía. En el Siglo I D. de C , en el Imperio Romano, los funcionarios públicos llamados lictores, eran guardianes de los magistrados.
 


Qué son las nuevas tecnologías 


Desde el ámbito de las nuevas tecnologías, diferentes soluciones se aportan a áreas vitales de la Seguridad Pública. Desde una conexión a Internet, que permite, sin barreras de tiempo y espacio, mantener actualizados de forma permanente al personal policial sobre novedades de los hechos ocurridos. 

Soluciones geomáticas, que tienen como objetivo proporcionar información cartográfica relacionada con información estadística y documental, que se emplea en áreas de inteligencia criminal para la confección de mapas del delito. El desarrollo de sitios electrónicos vinculados a la seguridad pública. Posicionamiento global determinado por satélite (GPS) para unidades móviles. Cámaras de filmación con trasmisión simultánea para controlar el movimiento de sectores geográficos determinados.

Telefonía celular con conexión a Internet para lugares inhóspitos. Base de datos con huellas dactilares digitalizadas… para nombrar algunas de las múltiples actividades que ya se están llevando a cabo o bien que se pueden llegar a implementar. 

Finalmente, tenemos el ámbito de los delitos cometidos con el empleo de NTIC. Hablamos de ciberdelitos ó delitos informáticos que definimos como las actividades ilegales en las que intervienen medios electrónicos y nuevas tecnologías y dentro de ellos encontramos: delitos tradicionales concretados en la sociedad virtual mediante las NTIC, ej: estafas, chantajes, extorsión. 
 

También hay delitos nuevos, que se llevan a cabo desde la red, de modo on-line ( electrónico), destinados a atentar contra la confidencialidad, integridad y disponibilidad de información; daños de entrada en sistemas de computación ó bien en programas , en parte de ellos ó en datos computarizados. Así se constituyen delitos sobre datos personales, ciberterrorismo, delitos económicos, de pederastia, contra la propiedad intelectual, entre otros. 


Nuevas tecnologías y seguridad




Hoy conviven una sociedad real con la virtual. La cibercultura de las polaridades, el anonimato, la libertad absoluta, la circulación de la información sin barreras de tiempo y espacio, con ubicuidad; propagación de información al infinito, con fuentes confiables y fuentes apócrifas y con informaciones ciertas y adulteradas. 

Desde este universo tecnológico se abre una perspectiva diferente para el ámbito de la Seguridad Pública. Desde la solución a problemas técnicos y operativos en el ámbito de dicha seguridad, con el empleo de estas nuevas tecnologías y en el área de la aplicación a nuevos ámbitos delictuales. 

El Tercer Milenio propone desafíos: un nuevo paradigma de seguridad pública a aplicar frente a un nuevo paradigma social, el de la sociedad de las nuevas tecnologías y un nuevo paradigma delictual.

----

domingo, 11 de septiembre de 2016

Espionaje Industrial


José Luis Spaltro

El Espionaje Industrial, es una especialización de la Inteligencia en el cual el agente designado, se debe valer de todas las artes, técnicas, recursos, herramientas y capacidad profesional para el logro de su objetivo y desde luego, no ser detectado.

Se convierte en un agresor, que tiene que violar estrictas medidas de seguridad establecidas (y comprobadas en su efectividad) sin que su presencia física o rastro virtual sea advertido: de ser así, un buen Jefe de Seguridad, adoptará las medidas de Contraespionaje para neutralizarlo, decepcionarlo, confundirlo y si puede, capturarlo.

Suponiendo que este buen Jefe de Seguridad haya detectado la agresión, debería analizar el hecho en particular y relacionarlo con el contexto general; debería preguntarse quien es el agresor, para poderlo definir; si es interno, de la competencia o extranjero; si opera en red o es autónomo; si es profesional o improvisado; si actúa por odio, rencor, patriotismo o dinero.

Debería -hipoteticamente- además pensar: con que medios trabaja y cual es su finalidad (robar información, destrucción, desprestigio,....).

Ahora bien: mientras el buen Jefe de Seguridad -o mediocre- informa a la Dirección de la Compañía y espera la aprobación para iniciar las acciones (contramedidas) y los recursos para afrontarlos, es muy probable que el espía ya haya fotografiado, tomado fotocopias, copiado archivos, robado planos y hasta haya puesto diarreico en el dispenser del agua de la cafetería.

En síntesis:

Ante la detección de una agresión, solo resta actuar con urgencia y frialdad.

Recuerde:


Las horas de los burócratas, generalmente tienen más de 60 minutos.

---